Para comprender el funcionamiento de los cascos, es útil conocer unas pequeñas nociones de física. Para las pruebas de laboratorio se emplea una prueba de velocidad de sólo 28 kilómetros por hora. Se trata aproximadamente de la velocidad que alcanza un ciclista rápido. No es una velocidad demasiado realista para el uso de una motocicleta. Y en circunstancias reales, no existe ningún tipo de límite en cuanto a la gravedad de un único impacto, ni siquiera de impactos múltiples. Las circunstancias reales son simplemente mucho más exigentes que las que pueda simular cualquier norma de laboratorio.

 

 

De acuerdo, ¿Qué ocurriría entonces si aumentáramos la velocidad de prueba hasta, supongamos, 100 kilómetros por hora? Los resultados son espectaculares: ¡cuándo se multiplica la velocidad por 4, la energía de impacto se multiplica por 16! Ningún casco puede soportar un impacto directo de tal magnitud, ni garantizar protección absoluta. Ni siquiera un casco Arai.

 

El portador del casco puede viajar a una velocidad mucho mayor que la de caída en las pruebas de impacto. Aun así, en la vida real, los pilotos de motos pueden salir andando de accidentes a velocidades incluso mucho mayores. ¿Cómo es ésto posible? Minimizando la energía de impacto dirigida contra el casco. Este hecho tiene lugar al dejar que el casco deslice y supere los objetos.

 

Es importante saber que las energías de impacto que tiene que absorber el casco se pueden reducir drásticamente si puede superar de refilón obstáculos y deslizar sobre superficies irregulares, dispersando las energías del impacto.

 

UN POCO DE FISICA

´

© 2017 Arai Helmet (Europe) B.V. - Arai Helmet Spain official website. • Legal & PrivacyContactPressDealers

 

The Arai limited Warranty and after-sales services are offered exclusively to customers in possession of Arai helmets sold through an authorized Arai retailer. Any Arai helmet offered for sale by a non-authorized dealer (particularly over the Internet) may be counterfeit or may be stolen or defective. Therefore Arai declines all responsibility.